De cuando los grupos hoteleros perdieron el foco

Hace tan solo unos días el Sheikh Kuwaití, Mubarak Al Abdullah Al-Mubarak Al Sabah, director de Action hotels explicaba en una entrevista para Arabian business que las grandes marcas hoteleras, como Marriott, se habían convertido en el Wallmart de las marcas del sector hotelero.

Y es que Marriott ha sido adquirida recientemente por el grupo Starwood Hotels por la divertida cantidad de 13,6 billones. El grupo ahora tiene 5.700 propiedades y marea 1,1 millón de habitaciones. Se están convirtiendo en “gestores de marcas…”

Y, en cierto modo, sí. Cuando tienes que manejar ese volumen, el cual es difícil de imaginar, pierdes el foco en lo importante. El hotel con concepto ha muerto. Ya no es necesario tener un concepto, es un mandatory. Pero, como dice Pirelli, la potencia sin control no sirve de nada, y es que en el mundo de las marcas es lo mismo. El “momentum” de los “Doers/Makers” ya ha pasado. Hoy estamos en el momento de las creencias. Dime en lo que crees y te diré si me interesa.

Simon Sinek, como él mismo se define: “pensador visionario con un raro intelecto“, lleva años hablando del “porqué“ de las marcas. Las personas ya no compran qué o cómo haces tu producto o servicio. Las personas compran el propósito por el que existe tu compañía. Hemos entrado un escenario global en el que las personas se implican en su entorno, son más conscientes de sus actos y miran muy mucho con quién se quieren relacionar. Las marcas que no aportan no importan.

Es por eso que hay que trabajar en el mundo de los significados, ¿qué significa tu marca para las personas que tienen una relación con ella? ¿lo sabes? Si quieres averiguarlo y ver cómo esto afecta al negocio, llámanos. Será un placer charlar y ahondar en por qué es tan importante nutrir el relato y las relaciones con nuestros huéspedes. Si no aportas, no importas.